Esteban & Manuel y Charli (La Melona) nos cuentan su experiencia Monkey Week

¿Qué provoca que un dúo de cumbia acabe compartiendo backstage con Vitalic y Franz Ferdinand? ¿Demasiado swag entre tanto indie patilludo? El paso de los gallegos Esteban & Manuel por la última edición de Monkey Week Son Estrella Galicia ha supuesto el empoderamiento del autotune y las camisas verbeneras en un entorno donde lo que predominaban eran las camisetas Joy Division. “Cuando se trata de una buena fiesta, bailar y pasarlo bien, la gente tampoco se fija en el género. Las etiquetas al fin y al cabo solo son tags”, comenta Esteban.

Con una caja de ritmos, un teclado y una guitarra, estos señores combinan sensibilidades y ritmos folclóricos con la óptica del pop lo-fi hasta el punto de lograr que el público acabara bailando la conga en The Happy Place, esa pista de autos de choque que la organización de este festival acostumbra a plantar en mitad de la sevillana Alameda de Hércules. Entre el público de Monkey Week SON Estrella Galicia 2017 se encontraba Dani Poveda, director del Vida Festival, que no dudó en fichar a los de Santiago para la edición 2018 del festival boutique de Vilanova i La Geltrú. Un efecto expositivo que ha servido para que estos dos conspiradores del reggaetón psicodélico y su promotora La Melona lograran romper la membrana de las “bandas programables” llevándoles directamente a los line-ups de festivales como el WAM de Murcia, el mismo Monkey Weekend de El Puerto de Santa María, el Anfi Rock de Isla Cristina, el Atlantic Fest de Illa de Arousa o el Low Festival de Benidorm. Nuestro mono de oro se ha citado con la banda y con Charli, responsable de la promotora 360º La Melona.

¿Cómo nace La Melona y qué pretensiones tenéis?

Charli: La Melona nace a finales del 2015 en Santiago de Compostela a partir de la confluencia de un puñado de chavales con múltiples procedencias y sensibilidades artísticas pero con un nexo común, un interés compartido y un objetivo claro: acercar a nuestro entorno propuestas de interés y calidad que no tienen cabida en eventos masivos y ponerlos en contacto con el tejido creador gallego. Esto implica generar sinergias entre artistas, culturas, creadores, actores, autores y público involucrando y conjugar diversos factores que favorezcan los lazos entre los múltiples agentes.

¿Cómo definiríais la actual escena gallega en cuanto a bandas, festivales y circuito de salas?

Charli: El enérgico estado actual de la escena no es fruto de la casualidad sino de años de trabajo a lo largo del espacio y del tiempo. En nuestra geografía se llevan gestando desde hace años iniciativas que han sido fugaces, proyectos que han ido apareciendo y desapareciendo, evolucionando, madurando y mutando hasta llegar a lo que hoy en día conocemos como escena gallega. La historia goza de una salud de hierro, pero mentiríamos si mostrásemos conformidad, ya que nuestros objetivos pasan por intentar conseguir la profesionalización que tanto se anhela en las disciplinas artísticas en general y en la música en particular. En cuanto a festivales y salas, en junio entra en vigor la nueva Ley de Espectáculos Públicos en Galicia que todavía estamos estudiando. Pensamos que va a influir directamente sobre nuestra actividad y sobre el funcionamiento de numerosos colectivos. Tendremos que estudiarla a fondo para conocer el panorama que se constituye con el nuevo marco legislativo y proyectar el encaje de La Melona dentro de este nuevo contexto.

Y curiosamente es en el norte de España donde están emergiendo propuestas más arriesgadas. La manera en la que estáis fusionando estilos resulta de lo más revitalizante.

Manuel: A nosotros particularmente hay muchos estilos que nos gustan y que considero que proporcionan una enseñanza directa o indirecta aplicable a E&M o a cualquier otra banda de nuestro círculo, como Pálida o Boyanka Kostova. Hablo de estilos como el trap, el punk o la electrónica. Pero sin duda la banda que más me inspira para componer son Los Hermanos Rosario. Escucho canciones de ellos y me muero de ganas de coger una guitarra.

El proyecto Esteban & Manuel tuvo su primer hito en Monkey Week SON Estrella Galicia 2017. Vuestras actuaciones en Sevilla frente a programadores y bookers invitados os han ayudado a entrar en el circuito de festivales de verano. ¿Sorprendidos?

Charli: El Monkey ha sido nuestra única experiencia en un festival de showcases y realmente va a ser difícil de superar. Para nuestro pequeño sello discográfico, con menos de un año de recorrido, fue una oportunidad única, ya que tanto Pálida como Esteban & Manuel aprovecharon muy bien sus shows y el formato. Conocimos a muchos artistas y managers con propuestas muy interesantes. Creo que las bandas emergentes que tienen pocas oportunidades de participar en espectáculos multitudinarios tienen mucho que ganar y muy poco que perder participando en eventos donde lo que se busca es la visibilidad entre profesionales del sector, más que entre el público que asiste por la simple diversión.

Esteban: La verdad es que desde Monkey Week no hemos parado. Nos ha dado muchísima visibilidad y hemos conocido un buen montón de gente. Cada vez nos llaman de más festivales y salas con cierto aforo. No podemos estar más agradecidos por este cúmulo de casualidades que se da en Sevilla bajo el marco de este evento.

¿Cómo se organiza una promotora pequeña siguiendo un modelo 360 que incluye editar, llevar el management, gestionar el booking y realizar labores de promo?

La mayoría de las personas que formamos la Melona tenemos otros trabajos, que son los que nos dan de comer. Cada uno de nosotros es responsable de un campo concreto y nos ayudamos entre todos como podemos. Concretamente, desde esto que nosotros llamamos “sello discográfico”, pretendemos configurarnos como una plataforma de apoyo a las bandas que forman parte de nuestro círculo. Muchas veces son los propios músicos los que nos ayudan, porque si no sería imposible de gestionar. Aunque cada vez nos organizamos mejor, nos queda mucho camino por delante. En resumidas cuentas, intentamos funcionar como un catalizador de proyectos culturales y de propuestas artísticas.

¿Consideráis que la propuesta de La Melona como contenedor de bandas y de Esteban & Manuel en particular responde a las necesidades de un público cada vez más ecléctico?

Esteban: Puede ser que ahora mismo, sobre todo los que somos millenials, tengamos menos prejuicios a la hora de escuchar diferentes géneros y estilos. Al contrario que hace unos años, los raperos pueden decir que escuchan rock y viceversa. Nuestro público es muy amplio en cuanto a edades y formas, pero bueno, como el panorama de hace unos años no lo hemos vivido tampoco podemos afirmar nada.

Manuel: Esteban y yo ya habíamos estado juntos antes en un par de bandas. Cuando se deshicieron pensamos que era el momento oportuno para juntarnos y hacer algo que no tuviera mucho que ver con los anteriores proyectos, que eran de rap con banda o más orientados al punk. Los ritmos latinos siempre nos habían llamado la atención y queríamos ver qué pasaba sin ningún tipo de pretensión.