New Blood, el proyecto de Mercury Wheels para visibilizar nuevas bandas

Cuentan con más de 150 artistas en su cartera y suelen ofrecer todo un rosario de nuevos talentos entre más de veinte festivales cada temporada. Los directores de Mercury Wheels, Barnaby Harrod (ex bajista de los míticos The Pleasure Fuckers) y Elie Muñiz, afrontaron hace tres años la incorporación de su brillante promotora al gigante Live Nation. Allí ejercitan su habilidad para el talent scouting trabajando con artistas alternativos en el mercado internacional. Y lo hacen con un gran índice de éxito. Son los responsables de que en los próximos meses vengan a visitarnos artistas de la talla de Boss Hog, Fleet Foxes, Mercury Rev, Imelda May o Rinôçérôse. Pero no se conforman con trabajar con nombres de relumbrón. Su nuevo proyecto, New Blood, es una tentativa para visibilizar a nuevos talentos entre la maraña de nombres que copan el mercado digital, de giras y festivales. De este ciclo de conciertos distribuidos por diferentes ciudades y de bastantes más cosas nos habla Will Anderson, promotor de Mercury Wheels y otra de las piezas fundamentales en este entramado “creativo” en el que se ha convertido una de las promotoras más carismáticas del momento.

El streaming ha dilapidado de algún modo la venta de discos en formato físico. ¿Qué crees que pueden hacer las promotoras como la vuestra respecto del directo para conseguir fidelizar a este nuevo público que busca más la inmediatez y el consumo de música donde sea, cuando sea y en el momento que sea?
Creo que es una cuestión de aumentar el nivel de A&R para ofrecer al público lo antes posible la oportunidad de ver artistas en directo. Es decir, estar al tanto siempre con todos los nuevos artistas, mirar cuáles se están moviendo en España y si son de fuera, intentar traerles aquí lo antes posible. El público no quiere escuchar un artista en Spotify un día y luego esperar un año para verle en directo. Eso es una de las razones fundamentales de que hayamos lanzado New Blood. A través de un “ciclo” mensual podemos invitar a los artistas nuevos tan pronto hayan sacado un tema en plataformas digitales. No obstante, hay que tener cuidado. A veces hay que esperar hasta que un artista este preparado para actuar en directo. Su manager y su sello no van a querer que el artista actúe antes de que no esté bien preparado. A veces hay que tener paciencia, no hay otra alternativa.

¿Cómo ves el panorama del directo a nivel de circuito de salas actualmente?
Pues tener más salas y más opciones estaría bien, pero nunca está claro que abrir y mantener un espacio para el directo vaya a resultar algo fácil. Todas las salas con las que trabajamos se dejan la piel para asegurar la buena gestión de los conciertos, para cuidar al público, los recintos y sus sistemas de sonido. Lo que tenemos que hacer es dar apoyo a las salas de la mejor forma para asegurar su supervivencia, sobre todo en s lucha en contra los constructores y explotadores de terrenos.

Está a la orden del día que en nuestro país hay una súper población de festivales clónicos. ¿Cómo pensáis que puede lograrse la perdurabilidad en el tiempo de festivales más pequeños que por su línea editorial no utilizan artistas conocidos y apuestan por bandas incipientes?
Lo que tienen en su favor los festivales más pequeños es el cambio de la mentalidad del público. Hoy en día hay mucha gente que no quiere ir siempre a los grandes festivales para ver el artista más grande del mundo, el artista de siempre. Existe un público que busca algo diferente, algo nuevo, gente que quiere descubrir. Es una reacción en contra del Big Business y las multinacionales. Esto se puede ver en otros sectores también, sucede con el café o la cerveza. En estos mercados también existe gente que busca bebidas “craft”, productos únicos y experiencias únicas. No quieren estar recurriendo al producto de siempre. Además, gracias al internet y a las RRSS, los festivales pequeños pueden encontrar su nicho de mercado y enfocarse en un público que esté interesado en artistas más underground. Dicho esto, lazar y hacer crecer un festival nunca es tarea fácil, ya sea este grande o pequeño.

A veces es como si solo existiera en España dentro de la escena independiente una clase media y una clase baja y artistas. Resulta complicado encontrar bandas que llenen una sala con 5.000 personas ¿Por qué no hay un reemplazo generacional como el que pudo haber en los ochenta o noventa?
Los 80 y los 90 son épocas anteriores a mi tiempo, no podría decirte.

¿Ha afectado el realmente el Brexit en las giras de bandas extranjeras por España?
Hasta ahora no, porque todavía no ha entrado el Brexit en sí mismo. Pero sí que podría afectar a las giras en el futuro, y mucho. Todo dependerá del acuerdo al que se llegue entre el Reino Unido y La Unión Europea. Por ahora no pinta nada bien, pero ya veremos.

¿Cómo podemos conseguir afianzar una carrera profesional de una banda nueva en nuestro país si hablamos a nivel de giras?
Por un lado tienes los sellos que gracias a la mejora de la industria de la música grabada empiezan a invertir más en los nuevos artistas. Para los músicos que no tienen un sello, diría que ayudaría contar con más apoyo del gobierno y de las organizaciones sin fines de lucro que trabajen con la música y las artes. Siendo del Reino Unido y habiendo trabajado como A&R y como manager de artistas, he visto de primera mano la importancia que tiene el apoyo financiero de entidades como The Arts Council o PRS (el equivalente de SGAE). Ambos dan mucha ayuda a los nuevos artistas para girar, además de grabar etc. Lo más importante sin embargo es que la banda sea capaz de generar buena música. Existen agentes, empresas y organizaciones que pueden ayudar, pero nadie va a lograr éxito sin buenas canciones.

¿Piensas que puede llegar el momento, al igual que ha pasado con la música grabada, en el que el directo físico sea sustituido por algún tipo de live streaming o directo on demand?
Es posible. Ya hay muchas empresas que invierten en la Realidad Virtual y que ofrecen una opción a la gente que no puede estar presente en determinados shows. Habrá que esperar y comprobar si esta tecnología acabará siendo aceptada por el público en general. Creo que siempre existirá gente que prefiera ir a ver a bandas en directo al igual que hoy hay gente que prefiere leer los libros a pesar de los e-books o comprar vinilos aunque todo lo domine el streaming. Pero no hay que olvidar que la tecnología tiene el poder de cambiarlo todo.

Habéis creado el proyecto New Blood para intentar visibilizar a bandas de fuera en nuestro país. ¿Cómo nace y qué planes tenéis planteados para hacerlo sostenible?
Hemos ideado el proyecto New Blood para presentar y dar apoyo a los nuevos artistas internacionales, pero también a bandas españolas. Están pasando muchas cosas interesantes dentro de la escena musical española en este momento. Aunque en principio buscamos visibilizar nuevos artistas internacionales. La gente de España no tiene tantas oportunidades para ir a ver estos artistas en directo. También estamos intentando educar un poco a los agentes internacionales y recordarles que hay mucha gente en España que quiere ver sus artistas en un escenario. Gracias a la rapidez y a la facilidad con la que se mueve la música hoy en día vía Spotify y por RRSS, las bandas de fuera pueden llegar al público español inmediatamente. Pretendemos que los agentes y los artistas foráneos consideren a ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao con el mismo estatus que Londres, París, Berlín o Copenhague. En cuanto a perdurar el tiempo, nuestro objetivo es hacer crecer la marca como sinónimo de la mejora de toda la música nueva y del descubrimiento de nuevos talentos en directo. Vamos a hacer más cosas online para crear un canal mediático y dar apoyo a los músicos. También pretendemos extendernos por diversas ciudades de España para que todo el público de aquí pueda descubrir esta música increíble. Un patrocinador sería muy útil también.

¿Y qué diferencias hay entre New Blood y otros proyectos similares como Cooncert?
Nos gusta mucho lo que hacen en Cooncert pero es un poco diferente. Si no me equivoco, ellos utilizan el crowd-sourcing para montar sus conciertos. Hasta ahora no es una estrategia que hayamos usado pero no desestimaría que funcionar dentro del proyecto New Blood en un futuro.