Más de 20 años de Artistas en Ruta, una iniciativa de AIE para el fomento del directo

 

Con más de dos décadas como aval, el programa AIEnRuta-Artistas organizado por la Entidad de Gestión de los Artistas Intérpretes o Ejecutantes de la música (AIE) sigue manteniendo un nivel de excelencia sin mácula. La mecánica es muy simple: tras una convocatoria oficial, un jurado selecciona varios artistas de distintos estilos y procedencias para que realicen actuaciones en salas repartidas por toda la geografía española a lo largo de un trimestre del año. Sin ir más lejos, la cosecha de Artistas en Ruta para el trimestre septiembre-diciembre llevará por distintos escenarios del país a bandas afines a la filosofía Monkey Week Son Estrella Galicia como El Petit del Cal Eril, Pet Fennec, Salto o Rufus T Firefly. Si miramos hacia atrás (veinte una retrospectiva de dos décadas, nada menos), el listado de bandas abruma por su calidad y proyección. Por eso decidimos interrogar a Gema Sánchez, motor y combustible de Artistas en Ruta casi desde sus inicios y que ahora ha cumplido dos décadas al frente de eta iniciativa. Una mujer cuyo nombre es sinónimo de cariño, empatía y dedicación hacia una industria no siempre tan agradable como aparenta cuando se apagan los focos. “Mi nombre es Gema Sánchez y coordino felizmente el circuito de AIEnruta Artistas desde 1998. Nací en La Milagrosa de Madrid, pero soy de Bilbao hasta la misma médula. Soy vasca y muy flamenca”. ¿Cabe mejor presentación?

Para l@s que no conozcan qué es y qué realiza AIE. ¿Podrías resumirme brevemente a la entidad?

AIE es la Entidad de Gestión de los Artistas Intérpretes o Ejecutantes de la música. Está ubicada en España y tiene sedes en Madrid, Barcelona y Sevilla. AIE es una sociedad colectiva, solidaria y democrática, sin ánimo de lucro, que gestiona y defiende los derechos de los artistas de la música en España, en el resto de Europa, Latinoamérica y el Caribe, Estados Unidos, Asia y en todos los países y regiones donde se respetan y aplican los derechos de La Ley de Propiedad Intelectual. AIE cuenta con casi 27.000 socios, más de 23.000 en España, a los que hace efectivos sus derechos mediante procesos de reparto periódicos.

Has cumplido 20 años al frente del proyecto Artistas en Ruta, un circuito para fomentar la música en vivo diseñado por AIE. ¿Cómo arrancó todo y con qué motivación lo hizo?

El circuito echó andar en el 1996 por lo que se han cumplido ya 22 años de andadura. La principal motivación fue crear una red de salas de pequeño y mediano aforo para apoyar a los artistas y grupos que desean presentar un nuevo trabajo y facilitarles tocar fuera de su comunidad autónoma.

¿Cuáles son los principios que fundamentan Artistas en Ruta y cómo se mantiene en el tiempo?

La base del circuito es apoyar a la escena emergente y a la más consolidada en algunos casos, mediante el intercambio cultural entre comunidades autónomas consolidando así un circuito estable en invierno de salas de pequeño y mediano aforo. El objetivo final es, por un lado, apoyar a los artistas y grupos a difundir sus propuestas. De otra guisa, asegurar y/o promover una programación a los espacios donde puedan exponerlas, contribuyendo a potenciar la música en directo. Para escoger a los grupos seleccionados participantes realizamos lo siguiente: dos veces al año (en abril y en octubre) se reúne un comité formado por periodistas musicales, representantes de las distintas asociaciones de salas  y responsables culturales de las comunidades autónomas participantes. El programa funciona en dos ciclos anuales, de enero a junio y de septiembre a diciembre. A los grupos participantes se les subvencionan cuatro conciertos dentro del ciclo correspondiente y se les facilita un listado de salas que suelen colaborar con el circuito para que ellos mismos negocien las condiciones de las salas interesadas en cada caso. Por un lado perciben la subvención de AIE y por otro lo que acuerdan con las salas. Además, por parte de AIE se llevan a cabo distintas acciones de promoción para difundir estos conciertos en distintos medios gráficos, de radio, televisión y digitales  (Radio 3, Sol Música, Mondo sonoro, Efe Eme, Guía del Ocio, Wegow, entre otros).

Si haces un balance con cierta perspectiva histórica, ¿Qué diferencias encuentras entre este programa hace dos décadas y lo que existe ahora mismo?

Pienso que las diferencias que atienden más a la forma que al fondo. Hay un aspecto que no ha cambiado: tanto hace 20 años como en la actualidad, cuando una banda o un artista tiene un nuevo trabajo lo que necesita es tocar, tocar y tocar. Por eso el circuito sigue tan vivo como cuando surgió. Es evidente que la industria musical ha convulsionado en los últimos tiempos con la aparición de la edición digital, el consumo de música en internet, las RRSS etc. El circuito ha ido adaptándose a todos estas novedades siempre dentro de nuestras posibilidades. Desde hace dos años ya admitimos propuestas en formato digital y el circuito está presente en las RRSS, por ejemplo.

Y siguiendo con la misma pregunta, ¿qué diferencias encuentras en cuanto a escena y propuestas musicales?

En los primeros años se presentaban más propuestas de canción de autor: Pablo Guerrero, Paxariño, Ruper Ordorika, Luis Pastor, Bergia, Marina Rosell,  Imanol, Petisme, Pla, Ruibal, Pi de la Serra, Solfa, Labordeta, Hilario Camacho…  También muchos flamencos como Ginesa Ortega, Agujetas, Diego Amador, Riqueni, El Cigala, Navajita,Pescao, Poveda. Y había mucha world music y folk, artistas como Na Lúa, Chouteira, Budiño,  Hijas del Sol. Poco después  fueron aumentado las propuestas de pop rock que nutren nuestro fondo de armario con nombres muy destacables: Burning, Hermanas Sister, Enemigos, Love of Lesbian (cuando cantaban en inglés hace muchos años),  M-Clan, Smash, Sunday Drivers, Triángulo de Amor Bizarro, El Columpio Asesino y un largo etcétera. 22 años dan para mucho. En cualquier caso, el comité procura siempre que todos los estilos queden representados, sin olvidarnos del jazz, siempre presente en todos los ciclos. Con la aparición del indie, las propuestas han ido variando hacia sonidos más alternativos y los estilos se entremezclan y se reinterpretan con la naturalidad que corresponde a los nuevos tiempos: electrónica y aledaños, músicas experimentales, dub, reggae, folk-country-rock, afrobeat, shoegaze, rap, trap y todas las fusiones posibles e imaginables fruto de la riqueza musical que tenemos. Todo esto hasta llegar al punk riot grrrl de Las Odio o la folktrónica de Le Parody, por ejemplo.

¿Consideras que actualmente hay las suficientes iniciativas del tipo Artistas en Ruta en nuestro país?

Nunca serán suficientes si nos atenemos al número ingente de bandas y proyectos que necesitan apoyo para dar a conocer su trabajo.

¿Qué feedback/retorno encontráis en la escena musical tras 20 años defendiendo el proyecto?

En primer lugar está el agradecimiento, como nota común de los grupos seleccionados. Participar en el circuito les resulta muy positivo porque les permitir ir a tocar a ciudades lejos de casa que en otros circunstancias no podrían permitirse. El número de grupos y solistas que han consolidado su carrera después de pasar por nuestro circuito es considerable y muy alentador para seguir apostando por este modelo: Niña Pastori, Estopa, Anie B. Sweet, Jacobo Serra, DePedro, Julián Maeso, Zahara, Vetusta Morla, Niños Mutantes, Maika Makowski, McEnroe, Oso Leone, La Habitación Roja, Pony Bravo, Guadalupe Plata

A nivel personal, ¿qué ha sido lo mejor y lo peor de apostarte tras un proyecto de estas características?

Lo mejor es sin lugar a dudas la satisfacción de estar apoyando a los grupos que quieren salir adelante y presentar sus nuevos trabajos. Lo peor, gestionar la frustración de los grupos que no han sido seleccionados. El presupuesto es el que es y se eligen unos 30 grupos al año. Teniendo en cuenta que recibimos más de 600 anuales, imagina. A la mayoría hay que decirles que no y animarlos a seguir intentándolo.

Supongamos que tengo una banda con un buen directo, buenas críticas y cierto posicionamiento en la escena. ¿Qué puede hacer que mi proyecto entre en la selección de Artistas en Ruta?

No hay secretos ni formula mágicas. El día del comité de selección (hay dos al año) AIE invita a unos 30 periodistas, a representantes de las asociaciones de salas y a representantes de la comunidades autónomas colaboradoras para que voten y hagan la selección en función de sus propios criterios artísticos.

Amén de Artistas en Ruta, AIE es una gestora de derechos y también invierte en desarrollo de músicos ofreciendo coberturas, visibilidad o formación. ¿Crees que los músicos se enteran de qué va la historia y hacen lo posible para sacar rendimiento de vuestra propuesta o por contra la mayoría siguen en las nubes?

Uno de nuestros objetivos es informar de sus derechos al mayor número de músicos posible. Para ello tenemos en marcha desde hace unos años un plan divulgativo sobre Propiedad Intelectual y damos charlas en universidades, escuelas, festivales y allí donde nos llaman. Invito desde aquí a todos los músicos a visitar nuestra web www.aie.es. En ella volcamos puntualmente toda la información sobre lo que hacemos en la sociedad, tanto desde el área cultural (becas, ayudas para proyectos culturales y giras en el extranjero, intercambios internacionales gracias a los acuerdos establecidos con el Instituto Cervantes y AECID, circuitos…) como desde el Área Asistencial. Contamos con una eficaz línea de ayudas dirigidas a todos los socios que lo necesiten.

¿No te sientes a veces predicando en el desierto? ¿Crees que todo este esfuerzo llegará a cristalizar algún día en forma de una generación de músicos más formados, activos y conscientes de sus derechos?

No me siento en un desierto, más bien en una jungla sonora. Me encanta mi trabajo y creo firmemente en lo que hago. Confío que nuestros esfuerzos no caen en saco roto en la mayoría de los casos y sentimos que cumplimos los objetivos que nos marcamos. Se trata de que los músicos aprendan como gestionarse y decidir los derroteros de su carrera. Para ello también ofrecemos cursos formativos de temáticas muy variadas, para que los artistas estén al día de las nuevas tendencias en autogestión, grabación y promoción o gestión de RRSS,  por ejemplo.

Con el nuevo boom de los festivales y teniendo en cuenta que vosotr@s estáis muy centrados en el circuito de salas, ¿crees que con esta proliferación de los macro eventos podría estar debilitándose la cultura de salas y clubs?

Creo que más bien suma y que no debilita, porque los circuitos de salas y los festivales no coinciden en el tiempo. De octubre a mayo los conciertos se enfocan en las salas y de mayo a septiembre la salsa está en los festivales al aire libre, coincidiendo con el verano. No me parece mal que haya tanta oferta. Lo que no parece justo que es casi siempre sean los mismo grupos los que saltan de un festival a otro. Desde aquí lanzo una propuesta: ¿por qué no abrir esos espacios festivaleros a los grupos menos conocidos y que haya siempre un escenario dedicado a la música emergente? Ahí lo dejo. AIE también está presente en algunos festivales a través de nuestra línea de ayudas a proyectos culturales, colaborando con grupos que previamente han pasado por el circuito.

Tras todos estos años en la trinchera, ¿qué le pedirías a la música actualmente?

Que me siga excitando y emocionando como hasta ahora.

Sois colaborador@s reincidentes en Monkey Week Son Estrella Galicia casi desde el principio. ¿Cómo es vuestra experiencia con el festival? ¿Consideras necesarias estas iniciativas más enfocadas al formato showcase y a visibilizar bandas desconocidas?

Ten en cuenta que nuestra colaboración con MW y otros festivales supone un aliciente cualitativo muy importante para los seleccionados de cada ciclo. En el caso MW, el formato coincide plenamente con la filosofía de AIEnruta al desarrollarse principalmente en salas. Los grupos que programamos en festivales de mayor formato se aseguran una difusión y un público que tardarían un poco más en conseguir si lo intentaran por sus propios medios.

Y tras todos estos años en la trinchera, ¿qué le pedirías a la música actualmente?

Que me siga excitando y emocionando como hasta ahora.

Para acabar, una pregunta tipo revista de tendencias: el futuro del pop-rock nacional es…

Es vital que las músicas actuales consigan un reconocimiento por parte de las administraciones como parte del acervo cultural. La industria musical tiene un peso sobre el PIB muy superior al de otras disciplinas más reconocidas y apoyadas. Para ello es indispensable la profesionalización del sector en todos sus tramos. Otra cuestión imprescindible también es que los requisitos para obtener una licencia que permita la realización de conciertos tenga un carácter nacional por encima de cualquier normativa autonómica o municipal. En Francia funcionó muy bien la creación de locales de ensayo asequibles asociados a salas para poder tocar. Hemos avanzado en muchas cosas pero quedan muchas por hacer.