EL LOBO EN TU PUERTA

Una zarpa agarra con fuerza al rap, la otra hunde sus uñas en el hard-rock y así, arrastrándose por el lodo, sale del pantano del blues más gamberro y destartalado una bestia peluda y barrigona llamada El Lobo En Tu Puerta. Solo toca limpiarnos la pringue del bigote y frotarnos las manos. Estos tres tipos son unas auténticas bestias pardas, vienen Chiclana y facturan una suerte de hard-blues sísmico a medio camino entre Beastie BoysHowlin’ Wolf, White Stripes y unos Rage Against The Machine sin devaneos sociopolíticos. Tras un disco homónimo editado hace meses, la se hizo un poco más grande con el magnífico álbum ‘Grabaciones Sumergidas’ (Knockturne, 2015), un artefacto maligno donde lo mismo cabía una slide guitar, una armónica distorsionada o una vieja tabla de surf regada en alcohol. Su directo es sinónimo de fiesta asegurada, basta con que suenen los primeros compases de Manny Pacquiao para que salten los botellines de cerveza por encima de las cabezas. Un puñado de versiones editadas en casete (TV on The Radio, ZZ Top, Danzig, Son House, ZZ Top) y el todavía caliente ‘Bestias del sur salvaje’ (un disco donde abrazaban white trash rock de bandas míticas como Royal Trux) son los últimos highlights de este bruto mecánico gaditano, un verdadero cancerbero capaz de pringar de sudor y alcohol a todo lo que se le ponga por delante.