J.G.G.

El barcelonés Jordi Gegé se esconde tras las siglas JGG cuando siente la necesidad de escapar de otros proyectos inclasificables en los que milita (Kou Keri Kou es uno de ellos). Críptico y totalmente embebido por el sonido amazónico de Chaino o la cumbia peruana de Los Mirlos, JGG factura una mixtura húmeda y resbaladiza plagada de percusiones tribales y piezas instrumentales que nos retrotraen hasta un mundo secreto y desconocido donde imperan la tradición africana, los teclados mediterráneos, los scores de viejas películas exóticas, las grabaciones de campo o las melodías de juguete de Pascal Comelade. Como una versión lo-fi de los enigmáticos The Residents, JGG se reconoce fan de la library music y la proto-electrónica de Delia DerbyshireDaphne OramKid Baltan o Tom Dissevelt, aunque tampoco hace ascos a los sonidos de tradición africana (suyo es el latido selvático de Tanzania, Kenia o Sudáfrica), el punk, el dub o la vanguardia de Henry Flynt. Un mago capaz de hipnotizar al más pintado a costa de breves piezas fruto de una mente inquieta y de inclinación lo-fi.