LA BIG RABIA

El amor y su ausencia es precisamente el combustible del que tiran Sebastián “Puñete” Orellana e Iván “Vaniv X” Molina en su intento de volver a carburar el motor gripado del rock latinoamericano. Instalados de forma natural en la desazón, estos dos tipos son grandes connoisseurs de los viejos géneros crepusculares: desde el doo-woop hasta el bolero, pasando por la cumbia, el punk-garajero, la polka, el blues del Delta, la ranchera o el swamp-rock de mimbres psíquicos. Y aunque a Iván y Sebastián los separen 21 años, ambos comparten idéntico paradigma sonoro: Marc Ribot, Nick Cave, Link Wray, la Blues Explosion, Roberto “Sandro” Sánchez, Mink DeVille o Cecilia La Incomparable. Fue precisamente esta inquietud emocional la que los arrastró a articular en su Chile natal un dúo de implacables torch songs bautizado como La BIG Rabia en honor a esa inclinación espanglish que demuestran la mayoría de sus coetáneos. De esto hace ahora seis años, tiempo invertido por la banda en editar un EP (‘La Bestia’, ocho cortes producidos por los Hermanos Gómez de Algo Records), varios singles y tres álbumes (‘Congo Zandor’, ‘Leche & Mierda’ y el homónimo ‘La BIG Rabia’, este último con Pedro “Guadalupe Plata” de Dios a los mandos técnicos). ‘Boda negra’, su nuevo disco, es un magnífico crossover entre pasión y técnica, una colección de canciones que son el Dragon Khan del bolero contemporáneo. He aquí un tándem que “ha sabido apropiarse de múltiples sonoridades ajenas catalizándolas en una propia, renovando así el espíritu de las viejas tradiciones y las melodías de lupanar”.