THE ODDBALLS

Reza en el Bandcamp de los malagueños: “Somos borrachos y gamberros y unos hijo putas de cuidado. Grabamos para FOLC Records, que no son mucho mejores que nosotros. Si venís a vernos en directo, ojo con la cartera”. Frente a esta declaración de principios (o de falta de ellos) solo nos quedarían dos opciones: mandar a Oddballs a comer espetos a su tierra o, por otro lado, obviar sus bravuconadas y lanzarnos a hincarle el diente a canciones como ‘Smash It Up’, ‘Billy Miller’, ‘Broken Teeth’ o ‘Nazi Zombies Ate My Baby’, un verdadero derroche de testosterona peleona digna de aquellos reyes del garaje beodo noventero llamados The Raunch Hands. Malcarados, acelerados y viscerales, Oddballs recuperan el crudo hedonismo bañado en jarabe etílico que hicieron de formaciones seminales como Devil Dogs, The Fluid o The Dwarves personajes no gratos en bodas, bautizos y comuniones. Formados de las cenizas de Puño Americano & His Puñettes, estos cinco “calígulas urbanos” debutaron en 2016 con el incendiario ‘We Are The Oddballs’, una violenta erección de tradición frat-rock que no dejaba títeres con cabeza. Duros, violentos, como unos Mudhoney arropados por furiosos arreglos de viento, los “gamberros de Málaga” son mucho más que una mala reputación. Sus directos, auténticos estallidos de energía desatada, les augura un dudoso pero impactante futuro. ¿Serán capaces de aguantar sus legendarias resacas antes de desfallecer? Quizás, aunque recomendamos pillarlos ya sobre un escenario antes de que acaben implosionando como cinco granadas de mano. Su flamante ‘Desperate Ep’ es pura adrenalina.