CANDELEROS

Bebiendo de fuentes como la cumbia, el merengue, el dub y los ritmos africanos, Candeleros se entregan a un exorcismo sonoro en el que la mixtura es el medio (nunca el objetivo) para alcanzar estados alterados de conciencia. Percusiones venidas del más allá, ecos andinos, ambientes cinemáticos y melodías extraídas de un viejo episodio de ‘The Twilight Zone’, su música es un agujero posmoderno en el tuétano del tropicalismo. Como si Chaino se asociara con Chicha Libre para factura downtempo latino pringado en THC. Entre su lista de colaboradores destacan nombres de la talla de Faauna, Carlos Tález o Dodosound, una cuadrilla de imagineros de lo psych en clave tómbola de feria que ilustra perfectamente la falta de prejuicios de esta formación de sangre caliente y cabeza volátil.