CALVA LOUISE (GB)

UK

Basta dejar sonar los primeros compases de ‘Camino’, uno de los celebrados primeros singles presentados por Calva Louise en plataformas digitales, para que se desaten todos los instintos en una explosión de riffs gomosos y feromonas en ebullición. He aquí la inesperada transmutación de Barbie en Courtney Love Superstar. Como dirían nuestros queridísimos Perro: “tiene bacalao, tiene melodía”. Los británicos no esconden sus referentes, claramente anclados en el fuzzy grunge de Garbage, el indie punk de Veruca Salt y el púber pop de Poe, No Doubt o las mismísimas Sugababes. Sofisticados aunque suficientemente enérgicos como para invitar a un cierto desorden generacional, este trío cosmopolita (cantante de origen venezolano, bajista francés y batería kiwi, todos residentes en Manchester) se presentó en sociedad con un debut arrollador, ‘Rhinoceros’(2019), diez cortes cuya rabia irrefrenable siempre se presentará un escalón más arriba. Sus bazas: una potentísima producción inflada con esteroides y un puñado de proclamas brit-pop con la suficiente carga vírica como para recuperar el legado de bandas como The Joy Formidable, Metric o Supergrass. En otro sitio y en otro tiempo, títulos como ‘I heard a cry’, ‘Outrageous’ o ‘No hay’ (cantado en perfecto castellano) habrían dinamitado el prime time de la cadena MTV con una detonación de pólvora, sudor y azúcar.

‘Rhinoceros’, un debut de 2019 cuyo título hacía referencia a una obra de Eugene Lonesco en la que los habitantes de un pueblo se transforman en rinocerontes a excepción de una persona.