El Petit de Cal Eril

(ES)

Joan Pons lleva ya bastante tiempo destilando un particular mejunje sin clara denominación de origen, criado en barrica añeja pero repleto de sabores variados y contemporáneos. El resultado es pura crema ligada con la maestría de un músico cuya baza no es otra que su capacidad para regurgitar influencias con la quietud de un Nick Drake del Siglo XXI. Cantando en catalán, destilando folk de tradición anglosajona, mezclando canción popular y psicodelia e invitándonos a imaginar todos los mañanas futuribles para un Stuart Murdoch atrapado en lo rural, El Petit De Cal Eril es una inesperada vuelta de tuerca al dowtempoexpansivo y el space-folk con ribetes kraut provinciano, todo esto mezclado a la manera de (por ejemplo) unos High Llamas en clave lo-fi. El músico de Guissona cuenta con un buen puñado de discos a sus espaldas, pura orfebrería lisérgica cuya máxima es la simpleza de sus dinámicas y la riqueza instrumental, esa maraña de arreglos orgánicos aderezados con detalles sintéticos que haría las delicias de la mismísima LætitiaSadier, desenterrando un tipo de lirismo con reminiscencias a Amen Dunes y Syd Barrett. Del costumbrismo rural a la introspección infantil, pasando por el folk psicotrópico o el exotismo en clave post-rock. Red House Painters, Spain, Smog… El de Lérida podría rivalizar con muchas bandas foráneas en lo referente a capacidad de sugestión musical. Una laberíntica propuesta donde la ternura y lo alucinado se dan la mano en una suerte de pop sugerentemente jazzy. #pop

Presentado por La Castanya