YANA ZAFIRO

(ES)

“Estoy pensando en la adolescencia porque creo que te sientes como dulce, virgen y pura. Luego de repente chocas con la realidad y creas una personalidad macabra. Eres joven y adorable pero estás gobernada por el diablo”. Ucraniana residente en Murcia, Yana Zafiro las tiene todas consigo para terminar convirtiéndose en el nuevo punto de fuga para el pop generacional. Tiene imagen, edita en casette, su mensaje encaja con el voyerismo instagrammer y destila esa de perversa candidez post adolescente que catapultó hace años a Lana del Rey.  Desde el regusto a bedroom folk que arrastraban sus primeras maquetas (“Hola tío”, “Dame Pizza”) a sus últimas composiciones, pequeñas joyas de pop lo-fi y sintético cargado de ironía y alienación postadolescente, la nueva obsesión indie de Nabokov ha demostrado una tremenda capacidad para saltar entre sensibilidades contrapuestas sin que se le noten las costuras. En su primer Ep titulado “Mi perro se va a morir” encontrarán temas como “Drugs Are Bad” o “Puñales”, bombones inyectados en cianuro que condensan la mala uva de una veinteañera sin miedo a la ambigüedad de una vida repleta de micro terremotos emocionales. Sin embargo, en cortes más intimistas como “Start” o esa oda noir folk titulada “Call Me love”, Yana se hace fuerte transmutándose en una suerte de Alison Goldfrapp de colegio mayor. Su último single, una desprendida versión del clásico “Ritmo de la noche”, podría haber servido para cerrar la última gran fiesta-barbacoa de Harmony Korine. #pop

Presentado por Mount Ventoux / Warm UP